Grandes sueños de J.Cole en “4 Your Eyez Only”

 

Hay pocos Mc’s que se alejen más de los estereotipos del Hip Hop que J.Cole. El artista de Fayetteville, nacido en Alemania, es un “rara avis” dentro de la música urbana estadounidense. Lejos de la apología de las drogas, no se corta un pelo en reconocer que nunca vendió droga cuando era joven porque era consciente de que la única forma que tenía de salir del barrio a largo plazo era estudiando. ¡Y vaya si lo hizo! Consiguió terminar su carrera en St. John’s University y demostrar que se puede ser negro, hacer carrera en el mundo del rap y tener inquietudes propias.

En su EP de 2013, J. Cole acuñó el término “Ville Mentality” para referirse a las personas que no aprovechan las pocas oportunidades que tienen. De esta forma, ponía el dedo en la llaga ante una situación cada vez más común en Estados Unidos: las personas de los barrios marginales (sobre todo las minorías étnicas) no estudian, ni se labran un futuro porque no les educan para hacerlo. Parece que los jóvenes negros sólo saldrán del Ghetto y se harán ricos si venden drogas, juegan en la NBA o son estrellas del Rap. Algo así como la Teoría Autocumplida de Merton pero en versión contemporánea. Algo que queda perfectamente reflejado en este disco de J.Cole y en esta genial entrevista a Kanye West.

“4 Your Eyez Only” es un álbum que le da vueltas a este concepto a través de una doble vía: Los miedos al futuro de J.Cole y la vida pasada de James McMillan, amigo íntimo de Cole. A lo largo de los 10 cortes del disco, el artista de Fayetteville reflexiona sobre el legado que dejará a su hija a través de la historia de su amigo fallecido J. McMillan, consciente de que la presión social y la influencia del barrio encadena a las personas y les marca un camino a seguir.

“She fuck with small town niggas, i got a bigger dreams”

El disco no puede empezar de mejor manera, ya que “For Whom The Bell Tolls” es uno de las mejores intros de todo el año. En ella, J.Cole empieza a plantear el problema al que todo el mundo se enfrenta alguna vez en su vida: Salir de la zona de confort para avanzar y dejar a todos tus seres queridos atrás. En este track, J.Cole nos habla de la soledad de la persona que persigue sus sueños y de lo duro que es quemar tus puentes para avanzar intentando no mirar atrás. Todo ello acompañado del clásico sonido de J.Cole a medias entre las instrumentales apagadas del Nueva York de los noventa y los beats con tintes electrónicos de la Costa Este a principios de 2010.

Desde esta primera canción, nos encontramos ese paralelismo entre el Cole que está cansado de ser famoso y su amigo fallecido, el chico de barrio que se salió adelante vendiendo drogas. El tiempo es el mayor rival de ambos, ya que tanto en la industria musical como en la calle es muy difícil mantenerse muchos años teniendo éxito. Envidias, gente joven con más ganas y nuevos métodos, descuidos… el crudo Darwinismo yankee no es apto para todo el mundo y parece que J.Cole está harto de todo esto.

Mientras nos cuenta la historia de su amigo James McMillan, Cole también nos deja ver que él mismo ya no quiere vivir de la música. En canciones como “Inmortal” o “Ville Mentality” habla de que la frustración que siente porque sólo se podrá convertir en una leyenda si muere en su mejor momento. La pregunta de “I wanna die? I don’t know” es muy recurrente a lo largo de todo el disco, y es que el artista de Dreamville se considera a si mismo una leyenda como Pac, Biggie o Big L, algo muy palpable debido a las muchas referencias a estos artistas a lo largo del disco.

 

Pero Cole, al igual que el joven James McMillan, es algo más que lo que la gente conoce de él. Ambos son el reflejo del amor a sus hijas. La mezcla entre positividad ingenua y crudeza que desprenden “She’s Mine” (ambas partes) y “Foldin’ Clothes” nos hace reflexionar sobre el juego de roles en el que vivimos. El mismo padre que está viendo Netflix y jugando con su hija, está luego llenando estadios con sus canciones o vendiendo droga en las esquinas para que a ella nunca le falte de nada. Lo que más me impacta de estas canciones es la depresión que se esconde tras la positividad que desprenden. Es decir, el hecho de que tanto Cole como McMillan sigan luchando sólo por sus hijas y se hayan cansado de luchar por ellos mismos.

Pero sean lo que sean para sus hijas, cuando salen a la calle son lo que son: jóvenes negros de barrios marginales. Y la gente se encarga de recordarles que no pueden pretender vivir otro tipo de vida que no sea la estándar para la comunidad afroamericana, como bien refleja la canción “Neighbors”. Y por este motivo, J.Cole se siente en la obligación de grabar este álbum, para honrar a su amigo y recordar a la gente joven que vivan la vida que vivan, lo que importa es cuidar de los tuyos. Ya sea con un puesto en el Hall Of Fame o con tus zapatillas colgadas de un cable en el barrio, si eres sincero contigo mismo, vas a ser recordado.

J.Cole cierra el disco con la sensacional canción que da nombre al álbum, “4 Your Eyez Only”, en la que nos resume todo lo que nos ha venido contando a través de las nueve canciones anteriores. La necesidad de salir de la zona de confort y la soledad que conlleva, la importancia de dar un buen ejemplo a los jóvenes y la posibilidad de salir del barrio y labrarse un futuro… contado a través de la historia de su amigo James McMillan.

Aunque en este disco no encontramos una evolución en su sonido rap del artista de Carolina del Norte, podemos decir que mezcla a la perfección el estilo clásico del “Cole World: The Sideline Story” con el sonido más electrónico y actual de “Born Sinner”. Todo ello enlazado por las habilidades de J.Cole para combinar canto y rapeo, algo que demostró en su anterior álbum “2014 Forest Drive Hill”. Eso sí, “4 Your Eyez Only” es un disco mucho más personal, reflexivo y complicado que los anteriores. Además, va camino de ser disco de platino ya.

Un camino que empezó con la canción “Cole Interlude’s” del álbum de DJ Khaled. Un LP redondo que empieza con el sonido de una cinta de casette empezando a reproducirse y termina cuando ésta se acaba. Una forma perfecta de cerrar el álbum. Otro más.

D.E.P. James McMillan.

Alex Sellés
¡Sígueme!

Alex Sellés

Escribo de música porque es lo que me mueve ahora mismo, el día que no encuentre la motivación me podrás ver grabando canciones o escribiendo sobre cualquier otra cosa. De momento, me puedes encontrar encontrar en Música y lo que surja.
Alex Sellés
¡Sígueme!

¿Qué opinas?