Migos Culture

Migos – “Culture” es mucho más que música

 

“Esto no es por la música. Lo hacemos por el dinero, el poder, el éxito y la notoriedad. La música sólo es una forma de conseguirlo; un medio más que un fín”. Esta cita es totalmente inventada pero no sería descabellado oírla en la boca de cualquier artista de música urbana actual. Ya hemos visto a Will Smith conseguir sus primeros papeles en el cine gracias a la fama que adquirió como rapero hace algunos años, pero en la actualidad este efecto ha sufrido un aumento exponencial: Kanye West, Asap Rocky, Drake, Jay-Z, Tyler The Creator… Hay tantos artistas que han utilizado la música como un puente para conseguir notoriedad que el juego del rap empieza a parecerse a la primera edición de Operación Triunfo.

Desde Kanye West como diseñador hasta Jay-Z como magnate, cada vez es más común que los artistas de música busquen dejar su sello fuera de las giras y las largas sesiones de estudio. Conscientes de que el trono musical no dura para toda la vida porque siempre llegará un artista mejor que venda más, la mayoría de artistas actuales intentan ser su propia marca y darles a sus seguidores algo más que música: SU música.

En la actualidad, la estética, el vocabulario utilizado, la actitud y la especialización en un nicho de mercado concreto son cuestiones tan importantes como hacer buena música. De esta forma se explica el éxito mundial de Drake, el misticismo alrededor de Gucci Mane o el boom de Rae Sremmurd. Si hasta incluso Kendrick Lamar se ha creado un personaje para conseguir la notoriedad que no consigue con su música. Esta es la razón por la que J.Cole no da el salto a todo el globo.

En mitad de toda esta coyuntura en la que importa más el marketing que la música, ha aparecido un grupo que ha sabido juntar perfectamente ambos conceptos: Migos. El grupo de Trap de Atlanta consiguió el mayor éxito posible con dos singles como “Hannah Montana” y “Versace” a la par que desarrollaba una estrategia para crear una cultura propia. Y míralos cuatro años después: la cadencia rítmica triple con la que sueltan sus barras se ha convertido en norma (cuando antes era excepción), sus flows lentos han sido copiados por artistas como Kanye West o Drake, su jerga está cambiando el juego en USA y su archiconocido Dab ha dado la vuelta al mundo convirtiéndose en el baile más trendy de cualquier ciudad del planeta.

Después de quitarse la etiqueta de grupo hitmaker que no brillaba en un largo con su anterior trabajo (Y.R.N) y del prolífico año 2016 de Quavo, han vuelto para dar un paso adelante en su misión de copar la cima musical. Culture es algo más que un álbum, es cultura. Con este segundo trabajo, el grupo de Atlanta ha pulido los errores del álbum anterior y ha conseguido confirmar todas las virtudes que se veían con cuentagotas en Y.R.N. De esta forma, ha creado un álbum con 13 canciones para la radio pero que logra mantener la cohesión. Y es precisamente esto lo que le da ese equilibrio al álbum y hace de Culture una de los trabajos del año.

Dj Khaled es el encargado de abrir Culture con una frase que define perfectamente lo que es Migos: “Ellos representan la cultura de las calles”. Y más allá de si te gusta su música o no, es imposible negar que esta frase está marcada a fuego en la trayectoria de Migos. De hecho, éste es el motivo de su éxito: haber sido capaces de plasmar en canciones bailables todo lo que una generación pensaba. De ahí que sus letras sean una mezcla de ego, lenguaje de proxeneta, hedonismo y referencias culturales para milennials.

Green Lambo… Piccolo”

Pero no es algo que nos deba sorprender, ya que Migos ya consiguieron el éxito mundial con canciones tan culturales como “Hannah Montana”. Eso sí, el desfile de drogas, putas y alardes de dinero esta vez viene acompañado con unas instrumentales mucho más coloridas que en su álbum anterior. Sin perder la sonoridad oscura característica de Atlanta, nos encontramos ante una evolución de este grupo, algo palpable en canciones como “Kelly Price” junto a Travis Scott o “Culture” con Dj Khaled.

Y es que si en tu segundo álbum ya trabajas con artistas de la talla de Gucci Mane, Zaytoven, Cardo o 2Chainz es que algo estás haciendo bien. Este sólo es otro indicativo de que Migos siguen el camino correcto para conseguir su meta: la cima del mundo. Pero no se conforman con ser los mejores raperos actuales, algo que se esfuerzan en recordar a lo largo del disco, sino que están buscando sentar una cultura propia con canciones como “Big on big” o “What’s the Price” en las que las referencias culturales y la jerga propia brillan con luz propia.

Pero si algo destaca en este álbum son las producciones de MetroBoomin y los flows de Quavo. El Mc de Atlanta ha tenido uno de los años más prolíficos que se le recuerdan a un artista de rap en mucho tiempo: “Pick up the phone”, “Congratulations” o “Long Time” son algunos de las colaboraciones más destacadas de este artista. No obstante, en Culture no sólo no baja el nivel, sino que consigue subirlo y destacar mucho más que el resto de sus compañero. En canciones como “Deadz” o “Slippery”, Quavo consigue dejar en evidencia a dos de las caras más conocidas del Trap en Estados Unidos: Gucci Mane y 2Chainz. Sin duda, Quavo carga con el peso del álbum y consigue que TakeOff y Offset parezcan mucho mejores de lo que son.

En cuanto al nivel de producción musical, Culture sigue tirando de los viejos trucos que ya utilizaba en Y.R.N pero llevándolo a otro nivel de cuidado. Por ejemplo, en este disco siguen utilizando el reverb exagerado en las peyas para dar profundidad a la instrumental pero consiguen hacerlo sin sacrificar ni una pizca de musicalidad de la instrumental. Imaginamos que contar con MetroBoomin y Cardo en la producción ayuda bastante.

Mención aparte merecen los dos grandes éxitos del disco: “Bad and Boujee” y “T-Shirt”, ya que han conseguido abrirles las puertas del mercado europeo lleno de personas blancas de clase media dispuestas a comprar su LP. En este punto, la genial aportación de Lil Uzi Vert eleva el tema de “Bad and Boujees” a una categoría de superventas y logra lo que pretende: abrir mercado.

Culture no es un disco redondo, ni pretende serlo. Simplemente, pretende sentar las bases del mundo de Migos y dar a conocer, al mundo, una pequeña parte de él. No en balde, Culture ha llegado con un halo a disco que puede marcar la historia de una generación y seamos sinceros, esto no se consigue con la música, sino con el marketing. Al grupo de Atlanta no les interesa ser los reyes del trap, quieren ser los referentes de toda una generación, quieren ser los nuevos Beatles, algo palpable desde la portada del álbum hasta los remixes que le han hecho gente como Drake.

Quizá Culture no termine siendo ese álbum rompedor que todos esperábamos pero sí que va a suponer un punto de inflexión en la carrera del trío de Atlanta. Ahora ya no parecen tan descabelladas aquellas palabras de Childrish Gambino cuando recogió su premio en los Globos de Oro, ni las contínuas comparaciones con The Beatles. Quizá Culture no sea un álbum de música, quizá sea mucho más; sólo el tiempo dirá.

Alex Sellés
¡Sígueme!

Alex Sellés

Escribo de música porque es lo que me mueve ahora mismo, el día que no encuentre la motivación me podrás ver grabando canciones o escribiendo sobre cualquier otra cosa. De momento, me puedes encontrar encontrar en Música y lo que surja.
Alex Sellés
¡Sígueme!

¿Qué opinas?