the autobiography

VIC MENSA – THE AUTOBIOGRAPHY (LP): Entre la cima y la niñez

Dicen que hay trenes que sólo pasan una vez en la vida. No tienes porqué verlo, pero hay un tren que pasa en un determinado momento para llevarte a tu destino ideal. Ese tren al que debes subirte porque es tu destino porque si no lo haces corres el riesgo de convertirte en otra persona alienada que le da la espalda al mundo por no encontrar su lugar en él. Este tren parece que pasó hace mucho por Chicago y recogió a un chico que todavía no estaba preparado para lo que le venía encima.

Recapitulemos un poco: Hace menos de 4 años, Vic Mensa era un chico de 20 años considerado una de las grandes promesas del Hip Hop americano por la revista XXL. Quizá el momento le pilló un poco inmaduro y cuatro años después es telonero de Justin Bieber, sacó uno de los álbums más sorprendentes de 2016, ha fichado por Roc Nation y aún así es uno de los artistas punteros con menos número de seguidores. Todo esto le ha acarreado varias adicciones, algunas depresiones graves, un acercamiento a la música punk y un cambio de imagen completa.

En este contexto nos llega su primer larga duración llamado “The Autobiography”: un nombre poco original, muy pretencioso para ser un primer disco y en el que nos deja ver que el éxito le llegó demasiado temprano. De la misma forma que en “The Manuscript” nos mostró sus dudas más profundas sobre su pasado y nos dejó ver un trozo de su lado más oculto, en este nuevo álbum despelleja la imagen de Vic Mensa a través de su pasado.

Un desfile de miedos, traiciones, mentiras, odios, rencores, éxitos, fracasos y sueños; todo esto es lo que nos vamos a encontrar desde el momento en que le demos al play a “Say I Didin’t”. No hay mejor forma para empezar un álbum nostálgico que diciedo un gran “Te lo dije” sobre un sample del gran Sarondo. Este tema es el reflejo perfecto de lo que es todo “The Autobiography”: una mezcla de ego, confianza y añoranza del pasado mezclado bajo una instrumental salida de un disco estándar de J.Cole. Porque, y esto es necesario decirlo, el estilo de Vic Mensa vive influenciado por la figura del artista de Fayetteville.

A pesar de este gran punto en su contra, la verdad es que Vic Mensa nos ha traído un disco que, si bien no será uno de los grandes discos del año, si contiene 5 o 6 bangers muy potentes que pueden darle mucha visibilidad dentro de la industria. Además, el hecho de acompañarte de No I.D como Productor Ejecutivo del álbum seguro que termina por abrirle las puertas que no puede abrir por su talento; que es mucho.

“It’s like Macklemore at the Grammy’s, man

I just feel like you got some shit you didn’t deserve”

Canciones como “Rollin’ Like a Stoner” o “Down for Some Ignorance” (esta última es un tributo a la canción de Saul Williams ) son el ejemplo claro de este talento del que hablamos. Porque Vic Mensa es capaz de hacer una canción hablando del éxito que tiene y de su pasado callejero y a continuación cantar una balada dulce como en “Coffe & Cigarrettes”. Y ese es otro de los grandes problemas de este álbum: quiere abarcar tantos palos que termina rompiendo la cohesión del disco.

Eso sí, merece la pena detenerse en la canción “Down For Some Ignorance”, junto a Chief Keef y Joey Purp, porque convierte una versión de Saul Williams en una de esas canciones que te podrías poner todos los días durante un mes sin parar. La pista empieza con la voz de Vic Mensa pasada por unos sintetizadores al estilo Kudi (o “Rollin’ Like a Stoner”) para pasar a un verso de Chief Keef sobre una instrumental de trap oscura que rompe justo cuando empieza el estribillo. La estructura de la canción le da un dinamismo muy grande y nos presenta a uno de los nombres de 2018: Joey Purp.

“Down For Some Ignorance” no es la única pista del disco que se te mete en la cabeza. Sin ir más lejos, podemos encontrar “Rage” (una canción estándar del pop rock yankee actual), en la que Vic Mensa nos muestra la influencia de su lado más punk. Pero si hay algún hit comercial que destaca sobre los demás es “Wings”. La instrumental de este track corre a cargo de Pharrell Williams y ya sabemos que lo que toca lo convierte en oro. De hecho, convierte una canción de autosuperación sacada de un libro de Paulo Coelho en una de las mejores canciones del año.

“So I wrote ‘em out and made a bigger story

Vic’s story, that’s victory”

Pero el disco, como la vida de Vic Mensa, no es todo lo fácil y lineal que uno querría. Por tanto, los “crescendos” de “The Autobiography” se solapan con los momentos más calmados con influencia del R&B del 2000. Aunque en este disco no lo ha explotado tanto, Vic Mensa tiene una voz especialmente eficaz para las baladas clásicas con influencia de artistas como Mario o J.Holiday. Quizá esta faceta pasa más desapercibida pero “Coffe & Cigarrettes” y “We Could Be Free” son dos canciones que funcionan dentro de este marco musical. El principal punto a favor de Vic Mensa es no intentar copiar el R&B de moda de Toronto y volver a un sonido más clásico y sugerente.

Vic Mensa termina metiendo la pata como un adolescente intentando meter mano en el portal de la chica. Quizá las ansias de abrirse en canal le han podido pero “Homewrecker” y “Memories on 47th St” son las dos canciones que bajan el nivel medio del LP. La primera porque no funciona directamente y la segunda porque la parte musical queda muy descuidada y está en un plano diferente al de la letra de Vic.

Una de cal y una de arena. Por suerte para todos, Vic Mensa nos deja una canción aclamada por la crítica estadounidense: “Heaven On Earth”. En la que recuerda a su amigo fallecido a través de su punto de vista, el de su amigo y el del asesino. Una buena idea que queda a mitad camino entre la canción “Sing about me” de Kendrick Lamar y “Stan” de Eminem. Particularmente, prefiero el “Heaven On Earth (Reprise)” como canción. Y sobre todo como preludio al momento estelar del disco: “The Fire Next Time”. Después de escribir un larga duración dudando de si mismo, explicando los errores de su pasado, el entorno que lo condicionó negativamente y (casi) sintiendo vergüenza de sí mismo, Vic Mensa nos deja una canción llena de furia y rabia; un track agobiante que transmite sus dudas y que consigue transmitir como ninguna otra canción. Además, el estribillo con tintes rockeros funciona perfectamente dando más valor al sentimiento puesto en él.

En conclusión, este ha sido el primer LP de Vic Mensa y nos deja con la sensación de que no hemos visto mucho de su (gran) faceta como escritor y artista con tintes revolucionarios. En cambio, nos encontramos con una visión al pasado para purgar sus pecados y poder continuar hacia delante con su vida; una amalgama de sensaciones, estilos contrapuestos, técnicas líricas que muestran la versatilidad de Vic Mensa pero rompen la cohesión del disco. Nos deja la sensación de que ha llegado demasiado tarde y el tren de Vic Mensa hace mucho que se perdió entre la cima y su niñez.

Alex Sellés
¡Sígueme!

Alex Sellés

Escribo de música porque es lo que me mueve ahora mismo, el día que no encuentre la motivación me podrás ver grabando canciones o escribiendo sobre cualquier otra cosa. De momento, me puedes encontrar encontrar en Música y lo que surja.
Alex Sellés
¡Sígueme!

¿Qué opinas?