Vic Mensa The Manuscript

VIC MENSA – THE MANUSCRIPT (EP): Cuando todo va rápido

Recuerdo mi época de adolescente como si fuera ayer; todos esos momentos de euforia precedidos por momentos en los que mascaba más drama que una película de Antena 3 de sobremesa. Cuando las emociones son las que dictan tus pasos simplemente eres un preso; un ente pasivo reo de unas emociones que nublan tu racionalidad. Pues bien, esos momentos de euforia desmedidos que dan lugar a repulsión hacia uno mismo, las contradicciones naturales de la adolescencia y el vértigo al darte cuenta de que todo pasa muy rápido son los tres pilares básicos del “The Manuscript” de Vic Mensa.

Todos teníamos ganas de saber por donde saldría Vic Mensa después de su polémico “There’s Alot Going On” y si seguiría con las letras reivindicativas y desafiantes o si daría un paso lógico hacia el mensaje vacío del Mainstream tan influido por Kanye West. Tras escuchar “The Manuscript” todavía no tenemos claro cuál de los dos caminos ha elegido seguir para este EP.

A principios de verano nos sorprendía a todos con este nuevo EP que precede a su esperado nuevo álbum. Dejando de lado unos títulos presuntuosos a más no poder (“The Manuscript” y “The autobiography”), nos encontramos ante un Vic Mensa mucho más maduro que intenta equilibrar las emociones de la adolescencia y encauzar su sonido. Pero intentarlo no siempre es conseguirlo y el artista de Chicago se queda a medio camino entre el sonido característico de la ciudad del viento y su propio sonido.

El álbum sigue una línea argumental bastante clara y va in crescendo a medida que avanzan los cuatro tracks que componen el EP. Vic Mensa decide apostar por un sonido clásico a medio camino entre el boom bap clásico y los sintes archiconocidos de Chicago. En “Almost There” viene arropado por Mr.Hudson al estribillo y por un ritmo firmado por No I.D. (como el resto del EP) que si fuera un descarte de “2014 Forest Drive Hills” no nos sorprendería nada. Eso sí, descarte o no, la verdad es que Vic Mensa demuestra personalidad cuando asegura que el viejo Vic no volverá nunca por mucho que le insistan sus fans. Este corte es un perfecto resumen del EP: Vic Mensa, con su particular flow, hablando de todo y de nada a la vez mientras nos deja frases increíbles escondidas entre un montón de relleno. Pero, no sabemos si es por el filón comercial del estribillo de Mr. Hudson o por la forma de fluir del MC de Chicago, pero el track funciona.

Y no es de extrañar si en tu segundo proyecto profesional vienes arropado por No I.D en la producción y de dos pesos pesados como Pusha T y Pharrell Williams en el micro. Si no fuera por el toque mágico de este último, “OMG” sería la típica canción en la que los raperos hablan de su vida callejera. Por suerte, tener a Pharrell es sinónimo de conseguir un producto que funciona y si a eso le sumas el talento de Pusha T para contar historias de barrio pues consigues el primer banger del EP. De hecho, el bueno de Pusha T da pie a una reflexión que se extiende en todo el EP: solo la gente que viene de abajo puede cambiar las cosas porque si tienes dinero estás calmado. Un reflexión a mitad de camino entre una teoría de Maslow y una frase de Belén Esteban; como todo el álbum.

Si los dos primeros temas tenían ese toque ambiguo que mezclaba al Vic Mensa más puro con la pose del rapero, cuando llegamos a “Rollin’ Like a Stoner” vemos como Vic hace las maletas y cede su puesto al rapero de moda que elijas. Este track es (paradójicamente) el hit del álbum; la canción que mejor funciona en la radio y en la única que no vemos nada de Vic Mensa. Básicamente, estamos ante una oda a la vida fácil y al pasárselo bien con un beat mucho más electrónico que el resto del álbum y en la que la letra es lo de menos. Vamos, que si me dices que lo firman Rae Sremmurd o Lil Uzi Vert tampoco me sorprendería.

Y lo más curioso de todo es que no hay mejor forma para presentar “Rage”; el cuarto (y último) tema del EP en el que vemos, por fin, a un Vic Mensa sincero consigo mismo. En esta ocasión, nos lo encontramos cantando sobre un ritmo de los noventa con influencias de la costa este, mientras nos cuenta su miedo a haber perdido su esencia, el ego impostado de la fama y de la ansiedad de no saber qué hacer. Un final agridulce, contradictorio y que alcanza cotas muy altas y muy bajas al mismo tiempo; un perfecto reflejo de la adolescencia; otra víctima más de un mundo que gira demasiado rápido.

Tras escuchar “The Manuscript” todavía no sabemos si Vic Mensa ha dejado atrás las emociones de la adolescencia para empezar a madurar o si simplemente está escondiendo lo que siente como un adolescente cuando le habla la chica que le gusta. Pero lo que tenemos claro es que el cambio con respecto al trabajo anterior le sienta bien y le hace estar mucho más equilibrado. Además, también sienta una buena base mientras llega su esperado larga duración “The Autobiography”.

Alex Sellés
¡Sígueme!

Alex Sellés

Escribo de música porque es lo que me mueve ahora mismo, el día que no encuentre la motivación me podrás ver grabando canciones o escribiendo sobre cualquier otra cosa. De momento, me puedes encontrar encontrar en Música y lo que surja.
Alex Sellés
¡Sígueme!

¿Qué opinas?