El ocaso de mis ídolos

“The 90’s get a lot of credit; don’t really know why” decía hace un tiempo Vince Staples en Twitter, sin entender porqué sus ídolos no daban un paso a un el lado. Por su parte, Lil Yatchy reconocía que no es capaz de nombrar 5 canciones de Tupac o de Notorious Big. Pete Rock colgó un vídeo en su cuenta de Instagram riéndose de Young Dolph y su “curiosa” forma de tirarse un freestyle. Lil Uzi Vert rechazó rapear sobre una base de DJ Premier… la lista podría ser interminable y sólo pondría de manifiesto que el peor enemigo de los hombres es la memoria.

Quizá el ejemplo más claro de que la memoria nos juega malas pasadas es un tuit de Ab-Soul en el que decía lo siguiente: “Hip Hop = Intelligent Movement”. Desde hace ya algún tiempo, hemos vivido en una burbuja de superioridad moral que nos hacía creernos superiores a otros estilos de música. Una superioridad moral que nos ha hecho pensar que el Hip Hop es un estilo de música más puro o más inteligente que el resto de géneros. No seré yo quien diga qué es o deja de ser el Hip Hop, pero se me hace muy complicado ver algún tipo de inteligencia especial en los artistas de rap que no vea en otros.

Cuando hablan de valores especiales en el Hip Hop me suena a cuando escucho a Rosell hablar “dels valors” del Barcelona: está bien, llena periódicos pero no me lo creo. A veces olvidamos que la tarea de Messi es ser el mejor jugador del mundo y no llenar periódicos. De la misma manera, muchas veces pensamos que la tarea de un artista es educar, pero realmente es hacer música. No sé a vosotros, pero a mi me educaron mis padres (y muy bien, por cierto), así que no hace falta que nadie venga a darme lecciones de cómo debería ser y más cuando mis ídolos viven tan alejados de la realidad. Ya hace muchos años que mi realidad no es la misma que la de Nas, Rakim, Puff Daddy, DJ Premier o Ice Cube (por poner ejemplos variados); bueno, para ser justos, nunca fue la misma realidad.

Lo único que tenemos en común el Nas de “Illmatic” y yo es que ambos queremos dinero para vivir mejor. Porque detrás de todo el maquillaje siempre hay un arrepentimiento a la mañana siguiente y una verdad absoluta: todos buscamos dinero. Habrán excepciones, como todo en esta vida, pero la mayoría de artistas de Hip Hop han buscado el dinero y para hacerlo se han adaptado a la tendencia que más les convenía en cada momento. Mucha gente está idealizando al Hip Hop que les vio crecer, viendo en él a la chica de sus sueños del instituto. Pero de pronto, 20 años más tarde, te la cruzas por la calle y te das cuenta que ni ella era tan guapa, ni tú tenías tan buen gusto.

En la actualidad, el rap no es distinto, el único cambio es que ya no existe esa superioridad moral, ya que los artistas de esta generación se han criado en plena efervescencia de la MTV, de las discográficas y de las radiofórmulas. Las reglas de la música han cambiado y los jugadores con ellas. Igual que la generación de principios de los noventa rompió con toda la estética de la generación de los ochenta, esta generación ha roto con las anteriores. Ahora ya no basta con colocar un tema en alguna radio determinada, en la actualidad para seguir dentro del juego tienes que colocar siete al año.

A mi no me extraña que un chico de Philadelphia que haya nacido en 1994 y se dedique a hacer rap, desconozca las canciones de Tupac y Notorius Big. Me sorprende mucho menos que no sean sus ídolos, básicamente porque los separan 20 años. De la misma manera, yo no soy capaz de nombrar cinco canciones de CPV porque cuando empecé a escuchar música había otros grupos que eran referencia. Y por ese mismo motivo, no culpo a los chicos nuevos que empiezan y conocen a C.Tangana, Rels B y Dellafuente pero no saben quien es Juaninacka, simplemente es un cambio generacional.

Así que señor Vince Staples: los noventa tienen esa crédito hoy en día porque los artistas de los que has aprendido tú se han criado con la “Golden Era”. Pero al final del día, cuando nos ponemos a repasar la década de los noventa, comprobamos que encontrar un disco bueno es más difícil que toparse con una película española en la que no salga Raúl Arévalo y que muchos discos están sobrevalorados. Pero lo mismo ocurre con los artistas actuales y su música, así que es probable que simplemente la gente tienda a sobrevalorar sus opiniones y a sus ídolos. Así que da igual de qué año sea el disco, si es bueno es bueno, pero no intentes venderme que hubo una época más pura que la actual simplemente porque fue la que te vio crecer a ti.

A veces nos cuesta matar a nuestros ídolos de la infancia pero es necesario hacerlo para crecer.

Alex Sellés
¡Sígueme!

Alex Sellés

Escribo de música porque es lo que me mueve ahora mismo, el día que no encuentre la motivación me podrás ver grabando canciones o escribiendo sobre cualquier otra cosa. De momento, me puedes encontrar encontrar en Música y lo que surja.
Alex Sellés
¡Sígueme!

¿Qué opinas?