Todo es un remix

Todo es un remix

 

Desde hace un par de años, nuestro país vive en sus carnes la moda del remix y las covers, una tendencia que se nos está yendo un poco de las manos. Cada vez es más común que un artista versione una canción de un yankee que le gusta y la suba a Youtube… y hasta aquí todo perfecto. El problema llega cuando el artista se cree su propia película y piensa que esas canciones que está haciendo son realmente suyas. En este punto es cuando empezamos a oir esa palabra tan distorsionada por los raperos: real.

Partiendo de la base de que está todo inventado, no sé hasta que punto alguien puede ser original. Es más, que seas el único de tu ciudad en vestir con pitillos, en calzar unas Yeezy o en beber toseína, no te convierte en alguien original. Más bien, te convierte en el primero que ha copiado una actitud minoritaria que se desconocía en este país. Vamos, que estás más cerca de un Coolhunter que de Da Vinci.

Que conste que me parece genial que cualquier artista se influencie de otros artistas anteriores. Sin ir más lejos, no voy a dejar de escuchar el Redbone de Childrish Gambino sólo porque sea una versión moderna del I’d rather be with you de Bootsie Collins. La música está para ser disfrutada por todo el mundo y no se le puede poner barreras en la época de la globalización en internet.

Lo que os quiero decir es que todos copiamos, no es nada malo. Todos hemos copiado un peinado que nos ha gustado, nos hemos comprado unas zapatillas porque se las hemos visto a alguien y nos han gustado, hemos robado frases de libros o hemos copiado algún estilo a la hora de hacer música. Y sí, hablo de copiar, no de influenciarse. Y asumamoslo, no copiamos más por miedo a que nos pillen.

El problema llega cuando alguien copia, no lo dice y pretende hacer creer al resto que esas canciones han llegado a su cabeza por arte de magia y que se parecen a las de 21Savage o a las de The Weeknd por casualidad. Y encima, esta misma gente es la que luego dice que le están copiando porque otros artistas copian al mismo músico que está plagiando él. Esa actitud habría funcionado hace 15 años pero en plena efervescencia de las redes sociales es imposible copiar a alguien sin que se den cuenta. Todo esto desemboca en Mala Juntera copiando sin descaro el Just a Friend de Biz Markie, con Kidd Keo copiando su ropa a otros artistas y con Agorazein plagiando a Post Malone en algún que otro tema de Siempre.

Señores, creo que nos estamos volviendo todos un poco locos con el tema de ser reales y originales. Cuanto antes asumamos que todo lo que hacemos es un remix y que como buenos fakes, no copiamos más por miedo a que nos pillen, antes creceremos musicalmente en este país. Así que haz un remix o una versión de tu artista preferido pero no te enfades si otros copian del mismo lado que lo haces tú. Porque seamos serios, aquí ninguno estamos inventando nada.

Alex Sellés
¡Sígueme!

Alex Sellés

Escribo de música porque es lo que me mueve ahora mismo, el día que no encuentre la motivación me podrás ver grabando canciones o escribiendo sobre cualquier otra cosa. De momento, me puedes encontrar encontrar en Música y lo que surja.
Alex Sellés
¡Sígueme!

¿Qué opinas?